Declaración Universal de los Derechos Humanos: Artículo 19 - Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión - El final para los traidores a Dios verdadero está muy próximo, porque el mal es vencido siempre por el Padre eterno, padre infinito de amor, paz y bondad. Como dijo Jesús: el hombre solo será salvado por amor.Le ruego a nuestro amadísimo Dios, que tenga misericordia de los ignorantes y ciegos, pues ellos conducen este mundo de caos, horror y vileza. También le ruego, que deje que mentes inteligentes, sensibles y bondadosas tomen el relevo de esta realidad nuestra para liberarnos y evolucionar. También deberemos ser nosotros mismos los que nos ganemos los premios, el mayor de los premios es nuestra propia libertad, económica, social, mental y de tantas otras formas que no podemos disfrutar, cuando no comprendes que eres esclavo de los pensamientos de otro, unos pensamientos que heredaste al nacer y "NO" son tuyos.

domingo, 30 de julio de 2017

Tucker, un hombre y su sueño

¿Conoces la historia de Tucker, y su auto que fue una revolución de la industria automovilística? (se avanzó a su tiempo), pero que fue borrado del mapa…¿conoces su historia?. Un dato más, este film no lo encontré (en España) accesible (actualmente) en ningún formato de venta de masas, puede que digan que está “descatalogado”, o no interesa que esté en las estanterias de venta (a ojos de todos). ¿No interesa difundir su historia o las élites de poder les molesta este film?.

Cuenta fielmente la historia de Preston Tucker, uno de los tantos genios de turno que tiene una idea que beneficia a toda la sociedad pero que no interesa al capital ni a la industria establecida. Tucker fue un gran visionario del automóvil en los Estados Unidos de Norteamérica, lamentablemente las políticas gubernamentales y empresariales de la época no le permitieron avanzar, limitando de esa manera su desarrollo tecnológico y debido al espionaje industrial de las tres grandes firmas de autos que dominaban el mercado americano en ese momento (Chrysler, GM y Ford), Tucker era considerado como una gran amenaza para estos tres gigantes conglomerados, llevando su caso hasta los tribunales federales acusándolo de Fraude Empresarial.... dejándolo por completo, fuera de la competencia (según ellos "Legal") del negocio del sector automotriz. Nadie mejor que el gran Francis Ford Coppola, para retratar aquellos bucólicos y a la vez pendencieros años; genial recreación histórica (como siempre), gran diseño y dirección de personajes; en una historia un tanto peligrosa como producto cinematográfico Es curioso que a finales de la década de los 40, ya existiera un automóvil con frenos de disco, tracción a las 4 ruedas, motor de inyección, habitáculo de seguridad y cristales laminados con los imprescindibles cinturones de seguridad. ¿Cuántas vidas podía haber salvado este Preston Tucker?, un hombre que se atrevió a plantar cara a los colosos de Detroit, que no dudaron en aplastar al visionario e innovador emprendedor que ofrecía en aquel tiempo lo que ellos tardaron 30 años en ofrecer a sus clientes.