Declaración Universal de los Derechos Humanos: Artículo 19 - Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión - El final para los traidores a Dios verdadero está muy próximo, porque el mal es vencido siempre por el Padre eterno, padre infinito de amor, paz y bondad. Como dijo Jesús: el hombre solo será salvado por amor.Le ruego a nuestro amadísimo Dios, que tenga misericordia de los ignorantes y ciegos, pues ellos conducen este mundo de caos, horror y vileza. También le ruego, que deje que mentes inteligentes, sensibles y bondadosas tomen el relevo de esta realidad nuestra para liberarnos y evolucionar. También deberemos ser nosotros mismos los que nos ganemos los premios, el mayor de los premios es nuestra propia libertad, económica, social, mental y de tantas otras formas que no podemos disfrutar, cuando no comprendes que eres esclavo de los pensamientos de otro, unos pensamientos que heredaste al nacer y "NO" son tuyos.

jueves, 3 de septiembre de 2015

Interesante comparativa nos muestra si nos estamos convirtiendo en la sociedad del libro “1984” o la de “Un Mundo Feliz” | Periodismo Alternativo




Para alcanzar una sociedad libre es necesario que las personas tengan garantizado el acceso al conocimiento, y sepan además manejar de forma crítica la información que recibe. En esta misma línea de pensamiento.



Gracias al trabajo de Stuart McMillen  podemos comparar dos obras claves para entender la manipulación mediática. Por un lado, la visión de George Orwell en su libro 1984 y la visión de Aldous Huxley, expresada en Un Mundo Feliz. Generalmente cuando pensamos en un mundo totalitario o en un estado policial moderno pensamos que la visión de Orwell, ese Gran Hermano que nos controla a través del BigData en internet, los satélites y los móviles. Pero también podríamos vernos reflejados en muchos otros aspectos en la visión de Huxley, más sutil, la que también parece dominar nuestra época. En ciertos países la estrategia no es la censura sino  la saturación y la desinformación.




Los textos originales son de Neil Postman, aquí se muestra una traducción realizada por Juan Pérez Ventura para El Orden Mundial.




Visto en 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada