Declaración Universal de los Derechos Humanos: Artículo 19 - Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión - El final para los traidores a Dios verdadero está muy próximo, porque el mal es vencido siempre por el Padre eterno, padre infinito de amor, paz y bondad. Como dijo Jesús: el hombre solo será salvado por amor.Le ruego a nuestro amadísimo Dios, que tenga misericordia de los ignorantes y ciegos, pues ellos conducen este mundo de caos, horror y vileza. También le ruego, que deje que mentes inteligentes, sensibles y bondadosas tomen el relevo de esta realidad nuestra para liberarnos y evolucionar. También deberemos ser nosotros mismos los que nos ganemos los premios, el mayor de los premios es nuestra propia libertad, económica, social, mental y de tantas otras formas que no podemos disfrutar, cuando no comprendes que eres esclavo de los pensamientos de otro, unos pensamientos que heredaste al nacer y "NO" son tuyos.

martes, 6 de agosto de 2013

Benjamin Fulford (5/Agosto/2013): Asesinos de la vida real y su papel

Benjamin Fulford
06AGO2013
Traducido por Victoriakent33

La razón por la que llegué a conocer a muchos asesinos profesionales de primera mano fue porque he trabajado durante mucho tiempo como periodista financiero. No se necesita estar mucho tiempo informando sobre este campo antes de entender que las finanzas está íntimamente relacionado con la delincuencia organizada de alto nivel. Como resultado de ello, con el fin de ofrecer a los lectores la verdad, se hace necesario cultivar las fuentes dentro de los sindicatos del crimen organizado. Como regla general los gánsters no hablan con periodistas, así que me llevó un tiempo para asegurarles que yo era un cronista y no un policía y que no iba a escribir algo que pudiera incriminar personalmente a mis fuentes.

Así que ocurrió que empecé a escuchar muchas historias sobre los bajos fondos, especialmente en Japón. Por lo tanto, esta semana voy a relatar algo de lo que oí sobre asesinos profesionales del mundo real.

Una forma de entrar en el  asesinato de nivel profesional es lo que se conoce eufemísticamente como “enviar a alguien a trabajar en un barco de pesca”.  Lo que esto significa es que una persona que cae muy endeudada con los tiburones prestamistas se le dice que va a tener que trabajar en un barco de pesca y que sus salarios serán descontados como pago de la deuda. Lo que a la víctima no se le dice es que la compañía de pesca suscribe una política de seguros de gran tamaño en su nombre y que será “arrastrado al mar por una ola” en algún momento durante la campaña de pesca.


Luego está la muertes que ocurren en las guerras de bandas. En los viejos tiempos, cuando la yakuza tenía mejores relaciones con la policía, cada vez que un miembro de la banda mataba a un miembro de una banda rival, alguien en la banda se entregaba y confesaba el asesinato. En estos días, la gente simplemente “se evapora”.

Un jefe de una de las mayores bandas de Japón describió su propia participación en este tipo de guerras. Lo primero que su banda haría es abandonar todas las oficinas de la banda y los lugares conocidos por los que solían ir. Los miembros también se vestían con camisetas y pantalones deportivos y dormían en habitaciones de karaoke o similares. La matanza típica sería un tiro discreto o una cuchillada después de lo cual el cuerpo se mete rápidamente en el maletero de un coche y lo llevan al campo para ser enterrado en una tumba poco profunda. En Japón, un cuerpo se descompone completamente en un par de años y no deja rastro.

Un alto miembro de una banda afirma que había asesinado personalmente a más de 100 rivales, sobre todo en su juventud, cuando trabajaba en el “Triángulo de oro” suministrando heroína a la CIA. La mayoría de sus víctimas terminaron en fosas poco profundas. Otro dice que ha matado a 18 rivales, sobre todo en Japón, y también dice que utilizó tumbas poco profundas para su eliminación.

Sin embargo, los métodos más exóticos de eliminación de cadáveres incluyen picarlos para hacer bolas de carne picada y venderlos como alimento o hervirlos en caldo de fideos ramen. Cuando hierven lo único que queda son los empastes y estos se funden por separado. Una banda prefiere utilizar cubas de ácido.

Una de las principales asesinos de Japón, que trabaja directamente para el presidente de uno de los bancos más grandes del mundo, dice que corta de un tajo los dedos de la gente “un nudillo cada vez” en nombre de su jefe hasta que obtiene la información que necesita. A continuación, envuelve los cuerpos en plomo y los tira al océano. Eso es lo que hace para ganarse la vida.

Por encima de estas personas existe una esfera de profesionales que se especializan en matar a políticos y otras personas de alto perfil. Su método favorito es usar o bien ricina, que induce a ataques cerebrales (o ictus) o extracto de aceite de ricino, que causa ataques al corazón. El método de matar con ictus inducido por ricina se utilizó para matar a varios Primeros Ministros de la posguerra japonesa, incluyendo Keizo Obuchi, Masayoshi Ohira y Kakuei Tanaka. El primer ministro Ryutaro Hashimoto fue asesinado por medio de un veneno introducido en el ano. Yo personalmente llamé a su oficina del distrito electoral y me confesaron que él murió de una “dolencia intestinal desconocida”.

El peor de los casos de asesinato de un primer ministro japonés, sin embargo, sin duda es la historia de lo que sucedió al primer ministro Noboru Takeshita. De acuerdo con dos fuentes independientes,  un miembro de la familia real japonesa y otra uno oficial de alto rango de la policía de seguridad pública, Takeshita fue llevado a Alaska por matones que trabajan para el gobierno corporativo de EE.UU..

Allí fue perseguido desnudo por la nieve por un helicóptero antes de que fuera asesinado a golpes y se le aplastó los testículos, coinciden ambos. Un video de su asesinato fue mostrado a poderosos agentes japoneses de alto nivel como una advertencia de lo que sucedería si intentasen lo mismo. El gran crimen de Takeshita, como fue el caso de Hashimoto, fue discutir en público la posibilidad de vender algunas de los bonos corporativos del gobierno de EE.UU. en poder de Japón. La historia oficial es que Takeshita “murió en el hospital”.

Otra de las formas preferidas de matar a gente prominente es hacer que la muerte parezca un suicidio. Cuando trabajabas para Forbes hice la crónica de la historia de Tadayo Honma, el presidente de Aozora Bank.


Honma, un fallecido alto ejecutivo del Banco de Japón, se oponía a que todos los depósitos de su banco se vaciasen y fuesen enviados a Corea del Norte. Como resultado, se vio obligado a escribir un testamento a punta de pistola antes de ser estrangulado. Su muerte fue entonces considerado un suicidio. Aunque mi tímido editor de Forbes rebajó mi fuente a “rumores de los bajos fondos”, la fuente era de hecho uno de los gánsters más antiguos de Japón y fue su banda la que llevó a cabo el asesinato.

En otro caso, Kuniji Miyazaki, el ex presidente del Dai Ichi Kangyo Bank, ahora parte de Mizuho Bank, recibió la visita de un grupo de hombres con trajes oscuros la noche anterior a ir a declarar sobre un escándalo financiero. Cuando los hombres salieron de la casa, fue encontrado ahorcado. La muerte fue un suicidio a pesar de que los periodistas del periódico Yomiuri presenciaron todo y escribieron sobre ello en el diario de lengua inglesa Yomiuri (el principal periódico japonés se negó a publicar la historia).

Huelga decir que una gran cantidad de periodistas también han sido asesinados de esta manera. También han sido ejecutados públicamente. Poco antes de que Daniel Pearl, del Wall Street Journal fuese decapitado en Pakistán por militantes de  Alciada, Forbes me había pedido que fuera a Pakistán. Mi instinto me dijo que me alejara y estoy bastante seguro de que si hubiera ido habría sido yo y no Daniel Pearl el que hubiese sido decapitado. Además, mi colega Paul Klebnikov fue asesinado a tiros en 2004 en un momento en que yo también sobreviví a un intento de asesinato. Los dos estábamos investigando criminales de alto nivel relacionados con Henry Kissinger y el sindicato del crimen de la Junta de la Reserva Federal en ese momento. Klebnikov estaba investigando al magnate ruso Boris Berezovsky, (quien ayudó a saquear a Rusia para los federales) y, en particular, su vínculo con el asesinato de un periodista ruso de alto perfil.  Berezovsky fue asesinado recientemente en Londres por unos desconocidos.

En mi caso, he sido envenenado dos veces, otra vez se me acercó alguien con un dispositivo de inducción de infarto electrónico, dos veces fui abordado por hombres armados, otra vez fui golpeado por un taxi con exceso de velocidad, etc. Esto muestra como de desesperados están los mafiosos que controlan el sistema financiero occidental para impedirnos descubrir el hecho de que en su mismo corazón el sistema financiero occidental que se basa en el fraude, el asesinato y el soborno respaldado por nada más que por amenazas.

Esto está a punto de cambiar.

Para todo el que quiera comentar o aportar infos sobre el informe de Benjamin de esta semana deberéis hacerlo desde el blog oficial de Benjamin Fulford en Castellano. Os coloco enlace:


0 comentarios:

Publicar un comentario