Declaración Universal de los Derechos Humanos: Artículo 19 - Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión - El final para los traidores a Dios verdadero está muy próximo, porque el mal es vencido siempre por el Padre eterno, padre infinito de amor, paz y bondad. Como dijo Jesús: el hombre solo será salvado por amor.Le ruego a nuestro amadísimo Dios, que tenga misericordia de los ignorantes y ciegos, pues ellos conducen este mundo de caos, horror y vileza. También le ruego, que deje que mentes inteligentes, sensibles y bondadosas tomen el relevo de esta realidad nuestra para liberarnos y evolucionar. También deberemos ser nosotros mismos los que nos ganemos los premios, el mayor de los premios es nuestra propia libertad, económica, social, mental y de tantas otras formas que no podemos disfrutar, cuando no comprendes que eres esclavo de los pensamientos de otro, unos pensamientos que heredaste al nacer y "NO" son tuyos.

domingo, 31 de marzo de 2013

1º Testimonio del sufrimiento de un hombre (una re-evolución está naciendo).

"Espacio de confort" versus "Dónde sucede la Magia"

Rafapal.com:   
[La verdad es que intuía que me sentiría identificado con las vivencias de otros hombres pero no me esperaba que este primer testimonio fuera tan parecido a mi propia vida].

Hola Rafa,

Te escribo esto del tirón y como me sale,
Voy a soltar algunas perlas de mi experiencia como hombre, macho alfa, esa clase de hombre que dicen las mujeres que desean tener en sus vidas.

Pero primero iremos al pasado, me crié en un entorno familiar conflictivo, con una madre sumisa y un padre alcoholizado -justamente- por tragar con las penas y las cargas del trabajo y las personas que tenía que tratar. Mi padre cayó en el mismo saco que mi abuelo, al cual iba a recoger con su hermano al Bar cuando eran pequeños, por orden de mi abuela. Mi abuela le inculcó a mi padre y sus hermanos que lo más importante era el trabajo y el dinero, haciéndolos trabajar desde una edad temprana, 8 años, y privándolo de infancia y de elección libre con su vida. Mi padre tiene un cúmulo de frustraciones acumuladas por traumas e introyecciones varias, tanto familiares como de hermanos. Esa agonía le condujo a reprimir emocionalmente todo en casa, porqué le inculcaron que, como hombre, no podía llorar ni mostrar sentimientos de debilidad, todo esto derivó en conductas agresivas por el alcohol. 


Un día cuando yo tenía 8 años aproximadamente, llegué a casa con un examen suspendido de la escuela, lloraba porqué sentía que había fracasado, cuando mi padre me vió llorar me gritó y me dijo que los hombres no lloran. Pues bien, estuve 14 años sin poder llorar, aparte de eso, mi madre dió a luz a un hermano pequeño, al cual, me adjudicó, como hombre, y hermano mayor, la responsabilidad de cuidarlo. Todas las noches que llegaba mi padre borracho a casa y discutía con mi madre, yo intentaba entretener a mi hermano con juegos para que no se entristeciera. Mi padre intentó condicionarme para tomar los mismos derroteros que él, estudiar la carrera que él consideraba que era lo mejor para mí, o básicamente, vivir la vida que el no tuvo a través de mí. Cuando desperté en mi mismo y rechacé todo lo que no era mio, me dijeron que me buscará la vida, básicamente. Por otro lado, mi hermano nació con problemas de habla, motricidad, y otras cosas, porqué mi madre somatizó lo que había vivido con mi padre al feto, esto derivó a que a mi hermano lo sobreprotegieran y le consintieron todo lo que a mi no me permitieron (Nota: Mi hermano actualmente esta homosexualizado). Como mi hermano hablaba mal en la escuela, se metían con él, quien se partía la cara defendiéndolo era yo. En el instituto sufrí bulling y acoso, pero como creía que en mi casa ya había suficiente sufrimiento con mi padre y los tratamientos de mi hermano, decidí confrontar las cosas yo solo. Comencé a entrenar y fortalecerme físicamente, desarrollando una personalidad de tio arrogante y chulo, les partí la cara a todos los que se habían metido conmigo y me hice popular. La gente del entorno dónde me movía admiraban mi fortaleza y mi seguridad, pero yo por dentro estaba totalmente marchito, y vacío. Siempre buscaba modelos masculinos y sabios, hombres mayores que pudiera tener como referentes paternos, y por suerte los tuve. Ancianos o personas maduras que han ido apareciendo en mi vida y me han dicho y orientado lo que necesitaba oir y saber en ese momento. Las chicas comenzaron a interesarse mucho por mí. Y empecé a salir con una chica, cuando tenía unos 19 años. Esa chica era increíblemente insegura, y llena de contradicciones, decía que le gustaba mucho, pero que por otro lado le daba miedo lo que sentía por mí, con este tira y afloja estuvimos varios meses, y yo quería a esta chica, y no entendía su actitud. Hasta que un día la descubrí con otro chico. Yo siempre he sido una persona muy sensible y desarrollada sensitivamente. Ese momento me demolió totalmente y me vine abajo. Pero como hombre macho alfa, no me permití sufrir ni exteriorizar nada. Y mi interior cada vez se hermetizaba más. Iba conociendo más chicas, por toda España, todas con las mismas pajas mentales. Irónicamente, cuanto más vulnerable y abierto me mostraba, más destructivas se tornaban estas chicas. Una por ejemplo, de Murcia, me engañó, diciendo que estaba preñada de mí. ¡Únicamente para tenerme controlado por la distancia!. En la región de Murcia hay muchos casos de hombres traumatizados, tengo varios amigos residentes en Murcia y San Javier, muy trastornados por la programación de las mujeres de allí, y doy fe de que es así. Por mi parte, después de varias relaciones destroyer, acabé harto, y comencé a tener una vida bastante prolífica en torno a la noche, discotecas, afters, fiestas prolongadas, etc. Había perdido totalmente la esperanza en el amor y en las mujeres. Veía que la mayoría de chicas no estaban interesadas en conocerme, sino que se sentían cubiertas a nivel de ego por mi apariencia y seguridad, pero eran incapaces de profundizar en mí. Porqué no lo hacían consigo mismas. Tildan al hombre de que es superficial, pero no es así, el hombre esta programado para obviar su interior, al igual que la mujer, en el momento en que te sales del arquetipo de hombre de la sociedad, consumidor de cerveza, aficionado al fútbol y las juergas, las mujeres se asustan. La mujer esta programada en la superficialidad, desconectada de su capacidad emocional, enfocada a la sexualidad del varón como macho alfa y dominante, porqué a la mujer la han condicionado para no quererse a si misma. La vasta mayoría de chicas que he conocido o mantenido relación, o han tenido miedo de la implicación emocional, o han proyectado en mí los traumas de sus relaciones pasadas, vamos, que no sólo tienes que ser fuerte sobrellevando las cargas que uno pueda tener, sino además, tienes que implicarte en sanar a tu pareja y sus relaciones pasadas. Muchas chicas que han pasado por mi vida, al verme tan seguro de mi mismo y con las cosas tan claras, han intentado destruirme, así literalmente, incluso alguna vez me han llegado a decir que han sentido deseos de acabar conmigo. Ahora puedo decirte que he sanado muchos aspectos de mis relaciones pasadas y abusos vividos, gracias a cursos de arte dramático y a la realización de actos psicomágicos. Además de meditar mucho, durante años. Ahora llevo un tiempo con una chica, la cual estuvo huyendo de mí unos 8 años cada vez que mostraba interés por ella. Las mujeres huyen de nosotros cuando nos interesamos, y luego pasa el tiempo, y te culpabilizan de no haber ido hacia ellas. Porqué las programan en que no pueden ser correspondidas por el amor de su vida. Así ellas viven su relación platónica, y el hombre es traumatizado, y luego busca el consuelo en el alcohol, el porno o la prostitución y discotecas. En mi caso soy muy fuerte psicológicamente por el trabajo introspectivo que llevo encima desde hace mucho tiempo. La única manera de solucionar este caos, es tomar partido con nuestra pareja, tomar conciencia de nuestras programaciones y unidos ir sanando todo. Y sincerarnos y llorar, llorar mucho, yo me he tirado estos días purgando muchas cosas y lloro abrazado a mi chica, hombres del mundo tenemos que sacar nuestro niño interior, ese que esta ahí dentro, agazapado, en la oscuridad, y dejar que se exprese, y abrazar a nuestras mujeres y llorar, sacar la tristeza y la alegría. Yo ya hace años que puedo llorar y sentir de forma sana, pero a veces tengo nudos. No hay mayor fortaleza tanto en hombre como en mujer, que la de expresar nuestros sentimientos sinceramente.

Un abrazo y ánimos a todos los hombres y mujeres que quieren sanarse.

Fuente

0 comentarios:

Publicar un comentario