Declaración Universal de los Derechos Humanos: Artículo 19 - Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión - El final para los traidores a Dios verdadero está muy próximo, porque el mal es vencido siempre por el Padre eterno, padre infinito de amor, paz y bondad. Como dijo Jesús: el hombre solo será salvado por amor.Le ruego a nuestro amadísimo Dios, que tenga misericordia de los ignorantes y ciegos, pues ellos conducen este mundo de caos, horror y vileza. También le ruego, que deje que mentes inteligentes, sensibles y bondadosas tomen el relevo de esta realidad nuestra para liberarnos y evolucionar. También deberemos ser nosotros mismos los que nos ganemos los premios, el mayor de los premios es nuestra propia libertad, económica, social, mental y de tantas otras formas que no podemos disfrutar, cuando no comprendes que eres esclavo de los pensamientos de otro, unos pensamientos que heredaste al nacer y "NO" son tuyos.

sábado, 18 de agosto de 2012

La caridad sale cara: multan a una mujer por alimentar a niños pobres

Reflexión de ECJ:

Después de leer esta noticia que me impactó, diré que personas tan abnegadas Angela Prattis y otras necesitan el apoyo de todas las personas con corazón, que sienten ayudar a sus semejantes como así mismos. Apóyenla y hagan grande entre todos su misión, la misión de todos…el mundo lo cambias cuando tú cambias por mejorarlo desde el momento que tus manos se ponen en acción.

Una mujer de Filadelfia tendrá que pagar una multa si no deja de alimentar a niños de familias sin recursos

En Filadelfia una mujer podría ser multada con 600 dólares por cada día que repartió comida gratis entre niños de familias pobres.
Angela Prattis, de la ciudad Chester Township, donde el ingreso anual per cápita oscila en torno a los 19.000 dólares, decidió repartir comida gratis a los niños de la localidad durante varios meses.

Prattis distribuía la comida en su garaje, a donde acudían unos 60 niños cinco días en la semana. La Archidiócesis de Filadelfia suministraba la comida y controlaba el programa, ya que Prattis le presentaba informes semanales.

Sin embargo, cuando la alcaldía de la localidad se enteró de su labor, decretó que para ello Prattis debía de obtener un permiso para repartir comida o bien pagar una multa de 600 dólares por cada día de caridad. Dado que su labor de beneficencia duró tres meses, dicha multa ascendería a más de 50.000 dólares. En cualquier caso, la obtención del permiso es también bastante costosa y asciende a 1.000 dólares.


Las autoridades insisten en que la mujer violaba las leyes de la localidad, ya que vive en una zona residencial donde el reparto de la comida gratis está prohibido.

En un primer momento la administración tenía la intención de cobrar la multa por este verano, pero después de que medios locales se hicieron eco del asunto, decidieron no hacerlo.
La alcaldía permitió a Prattis a repartir gratuitamente la comida hasta el 24 de agosto, pero el próximo verano la mujer tendrá que pagar por sus labores de caridad.

Prattis, que tiene tres hijos propios y uno acogido, declaró a los medios locales que nunca dejará a ayudar a los niños pobres.

Fuente : RT

Fuente

0 comentarios:

Publicar un comentario