Declaración Universal de los Derechos Humanos: Artículo 19 - Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión - El final para los traidores a Dios verdadero está muy próximo, porque el mal es vencido siempre por el Padre eterno, padre infinito de amor, paz y bondad. Como dijo Jesús: el hombre solo será salvado por amor.Le ruego a nuestro amadísimo Dios, que tenga misericordia de los ignorantes y ciegos, pues ellos conducen este mundo de caos, horror y vileza. También le ruego, que deje que mentes inteligentes, sensibles y bondadosas tomen el relevo de esta realidad nuestra para liberarnos y evolucionar. También deberemos ser nosotros mismos los que nos ganemos los premios, el mayor de los premios es nuestra propia libertad, económica, social, mental y de tantas otras formas que no podemos disfrutar, cuando no comprendes que eres esclavo de los pensamientos de otro, unos pensamientos que heredaste al nacer y "NO" son tuyos.

jueves, 26 de enero de 2012

Funcionario del Vaticano denuncia corrupción en la Santa Sede

El arzobispo Carlo María Vigano, actual embajador de la Santa Sede en Estados Unidos y ex secretario general del Vaticano, denunció mediante cartas dirigidas al Papa Benedicto XVI la "corrupción y mala gestión" en la administración vaticana.

Este miércoles la prensa italiana difundió extractos de una carta escrita por Vigano en la que expresó que se lamentaba por "las corruptelas y privilegios" que había visto tras asumir el cargo de secretario general del Vaticano en julio de 2009.

"Jamás habría pensado encontrarme ante una situación tan desastrosa", pese a que era "inimaginablemente conocida por toda la curia", expresó al pontífice en su misiva.

Asimismo, el arzobispo denunció que en el Vaticano "trabajan siempre las mismas empresas", con pagos que duplican los del mercado y agregó que "no existe transparencia alguna en la gestión de las contrataciones de construcción y de ingeniería".

Según la prensa italiana, Vigano se sentía amenazado por maniobras hostiles en el seno del Vaticano, por lo que decidió dirigirse directamente a Benedicto XVI y fueron estas denuncias las que le costaron no ser promovido a cardenal, como le correspondía.

Además, el arzobispo indicó que con su política de rigor se ganó muchos enemigos y que por ello fue sacado de la administración vaticana y enviado como embajador a EE. UU., cargo interpretado por el prelado como una especie de castigo.

"Mi traslado (a EE. UU.) servirá para desanimar a aquellos que creyeron que sería posible limpiar numerosos casos de corrupción y de malversación en la gestión de diferentes Direcciones" del Vaticano, indicó.

Fuente : RT

"Vaticano, s.a."

En el libro “Vaticano s.a.” (ed. Martínez Roca, 2010) el periodista italiano Gianluigi Nuzzi, desvela “veinte años de corrupción y comisiones ilegales que pasaron por cámaras acorazadas de los cardenales” en un libro que se ha convertido en una auténtica bomba en Italia.

El autor ha manejado miles de documentos internos inéditos de la Santa Sede, de la secretaría de Estado y del IOR (Instituto para las obras de Religión, el banco del Papa). Su publicación conmocionó Italia y se vendieron 250.000 en pocos meses, a pesar del complot de las televisiones italianas y de la prensa para silenciarlo. Estamos ante un libro que denuncia casos de corrupción que implican a “políticos, banqueros, empresarios y profesionales que siguen llevando las riendas del poder en Italia”.

En el año 2008, los colaboradores de monseñor Renato Dardozzi hicieron entrega al autor, de dos maletas de documentos reservados inéditos (documentación bancaria, cartas, informes reservados, actas de consejo de administración, balances secretos del IOR, copias de transferencias y fichas de cuentas “cifradas”), fruto de veinte años de actividad en el Vaticano.

Estos documentos se remontan hasta la figura de Paul Marcinkus, un sacerdote americano que llegó a la Santa Sede en 1952, dando muestras de su meteórica carrera al ocupar con 30 años un puesto en la secretaría del Estado. Marcinkus era un persona peculiar que fumaba puros habanos, frecuentaba la alta sociedad y los campos de golf y prefería los gimnasios a las sacristías. En 1972 Pablo VI le nombró presidente del IOR, entró en contacto con Michele Sindona, un siciliano con sólidos contactos en Estados Unidos que gestionaba los capitales de la mafia, y con el banquero Roberto Calvi. Este trío manipuló la Bolsa de Milán, “mediante las sociedades del Vaticano, que pasan a Calvi través de Sindona”, dando comienzo a una serie de escándalos cuyas consecuencias se prolongaron durante décadas.

El libro señala con nombres y apellidos a los responsables de los diferentes casos corrupción en los que asistimos a una serie de episodios relacionados con el blanqueo de dinero, relaciones con la mafia, actividades clandestinas, estafas, comisiones ilegales millonarias y los paraísos fiscales que contaron con la condescendencia de los diferentes papas y la participación de la justicia italiana, los políticos, la banca, la mafia y diferentes facciones dentro del Vaticano.

Se explica con detalle el funcionamiento del IOR y cómo actúa fuera de cualquier control por sus acuerdos con el estado, unos privilegios que han provocando los escándalos financieros que se han producido desde los años setenta hasta hoy.

A través de toda la información perfectamente documentada, se nos abren las puertas de los palacios pontificios en los que encontramos un juego de conspiraciones e intrigas vergonzosos, muy alejado de la enseñanza del evangelio.

Creo que el mejor resumen del libro es esta frase del autor, “en el Vaticano la verdad nunca es una. Ni siquiera cuando se trata de números”.

Puedes comprar el libro en Popular Libros.

FUENTE

0 comentarios:

Publicar un comentario